6 razones por las que deberías conocer el invierno sueco

El sol, la arena y la playa suelen ser muy atractivos a la hora de idear unas vacaciones. Sin embargo, el mudo está lleno de atractivos lugares que nos permiten disfrutar de sus bellezas de una forma distinta a la convencional. En este artículo mostramos razones por las cuales deberías conocer el invierno sueco.

Si bien Suecia no es un destino típico para los turistas latinoamericanos, el país ofrece hermosos paisajes, pintorescas ciudades y su gente es muy amable.

6) Compras en los tradicionales mercados navideños

En caso de visitar Suecia en época navideña es posible realizar compras en los tradicionales mercados de Estocolmo y Gotemburgo.

Estocolmo: La ciudad vieja, llamada Gamla Stan, recibe a los vecinos y turistas con el cálido aroma del vino caliente, glögg, y deliciosas galletas de jengibre, pepparkakor, para que realicen compras de artesanías, juguetes, velas, adornos navideños y comida, entre la que se destacan las las carnes ahumadas y las mermeladas. Otra opción es visitar el mercado de Skansen, el museo al aire libre más antiguo del mundo.

Gothenburg: Se celebra una gran fiesta de Navidad con más de cinco millones de luces en el parque de atracciones Liseberg.

5) Ciudades adornadas con luces navideñas

El invierno es muy duro en Suecia y la falta de luz del día genera depresión en muchas personas mientras aguardan la llegada de la nieve que pinta todo el paisaje de color blanco. Por lo cual, desde el mes de octubre las calles de la ciudades son iluminadas y adornadas con Halloween para luego dar paso a los adornos navideños.

4) Pescar en un lago congelado

Una interesante actividad que se puede efectuar a lo largo del invierno es pescar en un lago congelado, algo que suele ser muy atractivo incluso para aquellos que no son amantes de la pasca. Para ello se realiza un hoyo en el hielo que cubre uno de los miles de lagos y ríos.

Dependiendo de la región algunas especies que pueden ser pescadas son la Carpa del Ártico, la trucha, el salmón, el lucio europeo, la perca, los thymallus arcticus y el bacalao.

Tradicionalmente, luego de poner la caña de pescar, los pescadores aguardan sentados sobre una manta de piel de reno.

Te puede interesar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *